¿Mis finanzas personales están listas para un emprendimiento?

¿Mis finanzas personales están listas para un emprendimiento?

¿Mis finanzas personales están listas para un emprendimiento?

1920 1080 Pamela Botello

Empezar un negocio no es una decisión que se toma a la ligera; muchos emprendedores tomaron años antes de decidirse a dejar sus trabajos y comenzar una empresa ¿la razón? Empezar una empresa no es sencillo, aparte de todos los procesos y responsabilidades operativas que conlleva, la parte financiera es muy importante: el capital inicial, cubrir los costos operativos, tener la capacidad de hacer frente a la falta de liquidez, todo recae en ti. Sin mencionar que tus ingresos personales dependen ahora de ti y tu empresa, es por eso que antes de decidirse a emprender, debes de asegurarte de que tus finanzas personales estén listas.

 

Define tu inversión inicial

Calcular los costos iniciales de una empresa depende mucho del giro  y del modelo de tu negocio. Tus costos iniciales se refieren al dinero que pagas para echar a andar tu negocio, y puede clasificarse en:

#1 Gastos iniciales (se pagan una sola vez): registro, incorporación, permisos, honorarios legales, etc.

#2 Gastos fijos: costo de los servicios, inventario, seguros, dominio web, etc.

#3 Gastos variables: dependen de la operación; si tu operación crece los gastos variables aumentan.

#4 Deducibles: viajes, suministros de oficina, marketing, etc

#5 Gastos de capital: se refieren al pago único de propiedades, vehículos, maquinaria, equipos o pagos por adelantado de depósitos.

A la hora de definir tus costos iniciales, haz un calculo por lo menos para un año de operación; tener doce meses sin preocuparse por el flujo de efectivo te ayudará a enfocarte en tus operaciones y a darle a tu empresa una mejor oportunidad para consolidarse.

 

Establece tus gastos personales

Una de las mayores ventajas, y desventajas, de ser emprendedor es que tú eres responsable de tus ingresos, y  tu sueldo depende enteramente de la rentabilidad de tu empresa. Por eso a la hora de definir los costos iniciales para arrancar tu negocio, también debes de realizar un presupuesto paralelo de tus gastos personales.

El primer año operativo de una empresa, es el más difícil y como emprendedor tendrás que hacer frente a todas las responsabilidades financieras de tu empresa. Como parte de tu planeación, en tus finanzas personales considera un monto que cubra todos tus gastos personales de por lo menos seis meses, antes de comenzar a percibir un sueldo.

 

Revisa tu situación crediticia

Empezar una empresa requiere de diferentes tipos de inversión inicial, y la realidad es que pocos emprendedores pueden iniciar sin ayuda de financiamiento externo.

Los préstamos bancarios, son una fuente popular de financiamiento inicial, pero para tener acceso a ellos debes de considerar que todo tu historial crediticio saldrá a la luz. Verifica tu situación en el buró de crédito y revisa cuál es tu puntaje crediticio.

Considera también que los bancos son más propensos a conceder préstamos cuando hay ingresos fijos, por lo que dejar tu trabajo para iniciar tu negocio puede ponerte en una situación poco atractiva para los bancos.

 

Considera tu situación fiscal

Comenzar una empresa trae consigo un sinfín de responsabilidades fiscales, y cambiar de empleado a dueño en cuestión de impuestos es un gran paso, y es importante saber qué impuestos federales, estatales y municipales debes de considerar en tu planeación financiera, así como las responsabilidades fiscales que vienen con ellos.

En México  los impuestos que paga una empresa invariablemente a nivel federal son: Impuesto Sobre la Renta, Impuesto al Valor Agregado y el Impuesto Empresarial a Tasa Única.

Las responsabilidades fiscales de una empresa son muy diferentes a las responsabilidades fiscales de un empleado; las declaraciones mensuales, las expediciones de CFDIs, y en control financiero de una empresa son muy diferentes a los que estás acostumbrado. Antes de comenzar tus operaciones infórmate bien sobre los impuestos y obligaciones que tu nueva figura fiscal debe de cumplir.

 

Comenzar un negocio es un gran reto tanto personal como financieramente, por lo que antes de dejar tu trabajo para emprender asegurate de poder cubrir ciertos riesgos. Antes de tomar el gran paso hacia el emprendimiento, analiza tus finanzas personales, calcula y  avanza conforme a un plan bien establecido. Y aunque nunca va a haber un momento perfecto para iniciar tu negocio, hacer todo lo posible para que darle la mejor oportunidad a tu negocio está en ti.

Dejar una Respuesta