Crédito o débito: Las tarjetas en tus finanzas personales

Crédito o débito: Las tarjetas en tus finanzas personales

Crédito o débito: Las tarjetas en tus finanzas personales

1920 1080 Pamela Botello

Las tarjetas de crédito y débito son en apariencia productos similares: sustituyen el efectivo, tienen cuotas por manejo y son aceptadas en los casi los mismos lugares. Pero tanto en función como en estructura las tarjetas de crédito y las de débito son productos completamente diferentes.

En el manejo de las finanzas personales, el buen uso de estos productos puede simplificar tu vida, así como el mal manejo de cualquiera puede ponerte en riesgo, ya sea por descapitalización o por deuda.

En tus operaciones diarias, evaluar los  pros y contras de ambos productos, te ayudará a elegir más sabiamente en qué operaciones utilizar el débito y en cuáles el crédito.


#1 Tarjetas de débito

Es  producto que permite hacer pagos a partir de dinero guardado en una cuenta corriente bancaria; en México el 74% de la población económicamente activa las utiliza como medio de pago.

Pros:

Las tarjetas de débito son prácticamente un sustituto del efectivo, y contrario al crédito, son la materialización de todo el dinero que hay en tu cuenta. Siempre que realizas un pago con tu tarjeta de débito tu cuenta corriente disminuye automáticamente.Hacen que tus operaciones diarias sean más transparentes y mientras nunca pierdas el control de tus gastos, el débito es una forma sencilla de mantener el control de tus finanzas personales.

Puedes configurar transferencias automáticas a su cuenta de ahorros, así como pagos domiciliados de servicios.

Puedes retirar efectivo de los cajeros automáticos del banco que la emitió, o de cualquier otro banco, pagando las respectivas comisiones.

Si vas a usar tu tarjeta de débito para sacar dinero, intenta sólo hacerlo en situaciones en las que el efectivo sea el único medio de pago aceptado; es más fácil mantener el control de tus finanzas personales usando tus estados de cuenta como control, o ligando tu tarjeta a cualquier visualizador de gastos.

Contras:

Es menos seguro que una tarjeta de crédito, especialmente para compras en línea; los emisores reembolsan compras de crédito fraudulentas mucho más rápido que las compras de débito.

Los costos por disposición de efectivo pueden pasarse por alto, pero son muy importantes; si vas a retirar efectivo intenta hacerlo el menor número de veces posibles, sin sobrepasar tu límite de disposiciones gratuitas.

#2 Tarjetas de crédito

La tarjeta de crédito es un producto que te permite hacer compras y pagarlas después; cuando realizas pagos con crédito el banco está concediendo un préstamo que debes pagar en el periodo establecido.

Pros:

Cuentan con productos adicionales al crédito: los puntos, las recompensas y la devolución de dinero, dan un valor agregado al dinero que de cualquier forma se está gastando.

Son más seguras que una tarjeta de débito, especialmente para compras en línea.

Son esenciales para establecer un historial crediticio; el historial de los pagos a tu tarjeta, y la antigüedad que tenga, son importantes para evaluar tu puntaje crediticio, y te ayudan a obtener mejores tasas de interés al aplicar para créditos más grandes.

Son un excelente medio de financiamiento para pagos que no se pueden, o prefieres, no hacer en efectivo; sus promociones de pagos a meses sin intereses pueden ayudarte a cumplir diferentes proyectos y metas financieras.

Contras:

Son la fuente más grande de deuda, y así como te ayudan a construir tu historial crediticio, pueden dañarlo temporalmente si no se tiene cuidado con sus gastos.

Mucha gente no sabe cómo usar o administrar su tarjeta de crédito, y desconocen conceptos básicos como la tasa de interés o pagos mínimos.


Las tarjetas de crédito crean la ilusión de tener más dinero del que de hecho es tuyo; contrario a las tarjetas de débito, el crédito no te descuenta dinero, porque lo que hay en tu tarjeta es del banco, no tuyo, por lo que es sencillo no sentir los gastos, ni la acumulación de deuda.

En tus finanzas personales, elige el pago con tarjeta de crédito sólo para compras a meses sin intereses, o para no descapitalizarse en un periodo, y siempre paga el total de tu deuda.

En tu vida diaria realizas diferentes tipos de operaciones financieras y usar tus tarjetas sabiamente hacen tu vida más sencilla: no cargar efectivo es más seguro, tus estados de cuenta te ayudan a saber qué gastaste y cuando, y son una excelente referencia para presupuestar y eliminar gastos, y te dan la información que necesitas para mejorar tus finanzas personales.

Cambia tus hábitos, aprende a controlar tu dinero, y elimina tus deudas eligiendo cuándo usar tu tarjeta de crédito y cuando la de débito. ¿Te gustaría tener más control sobre tus finanzas? Conoce Glass, y mejora el control de tus finanzas personales.