¿Tarjetas de crédito virtuales? ¿tandas virtuales? Esta app evoluciona hacia la era fintech

¿Tarjetas de crédito virtuales? ¿tandas virtuales? Esta app evoluciona hacia la era fintech

¿Tarjetas de crédito virtuales? ¿tandas virtuales? Esta app evoluciona hacia la era fintech

1920 1080 Pamela Botello

Hace no mucho, quien tenía una o más tarjetas de crédito era asociado con una parte “elite” de la sociedad, pues los bancos eran muy rigurosos para otorgarlas y la gente buscaba tener una a toda costa.

Sin embargo, de un tiempo para acá, el internet comenzó a revolucionar la banca como la conocíamos. Nació el fintech, es decir, la banca en línea y los pagos por internet, pero, aunque los bancos se hicieron más flexibles al otorgar créditos, la tendencia indica que el plástico dejará de usarse pronto.

 

¿Entonces qué usaré si no habrá tarjetas físicas?

Las tarjetas virtuales han entrado al quite, pues representan comodidad para los usuarios. Una tarjeta de crédito virtual es una muy buena solución para pagar en línea, pues permite realizar compras y pagos por internet y por teléfono.

Uno de sus grandes puntos a favor es que la seguridad cibernética, en teoría, no se ve afectada, por lo que tu información estará a salvo. ¿Cómo sucede? Muy sencillo, las tarjetas de crédito virtuales ocultan el número real de las tarjetas físicas y otorgan un número de cuenta sustituto que se genera de manera aleatoria.

Al realizar compras en línea puedes solicitarle al banco una tarjeta virtual y lo bueno de esto es que tú mismo pones la cantidad máxima a utilizar, así como una fecha de vencimiento. Además, una vez que utilizas la tarjeta virtual, deja de funcionar por lo que sólo puedes usarla una vez.

 

Peeeeero…

Desgraciadamente, las tarjetas de crédito virtuales tienen algunas desventajas porque los consumidores no están familiarizados con estos productos y como siempre sucede, lo nuevo asusta.

Los amantes de la vieja escuela se rehúsan a dejar de utilizar las tarjetas físicas, pues son personas que normalmente desconfían de todos los procesos de pago electrónico.

Además, este tipo de tarjetas (por lo general) requieren clics adicionales durante el proceso de compra, lo que hace más lento el proceso de pago.

 

Transfer evoluciona

Transfer es una app que poco a poco ha ganado adeptos. En sus inicios, por ahí del 2012, era una plataforma que permitía enviar y recibir dinero desde un teléfono celular al transferir cantidades de cuentas de depósito por medio de mensajes de texto.

En 2016, con el boom de los smartphones, se creó la app con lo que todo se facilitó. Con esto, ha sido utilizada por algunos bancos en México como Citibanamex, Inbursa e incluso BanCoppel y este año ha anunciado su evolución a una nueva era digital.

La aplicación Transfer se meterá de lleno al mundo de las tarjetas virtuales.

 

Las nuevas funciones en Transfer… la tanda

Ahora, Transfer tendrá funciones que permitirán realizar pagos contactless, en teléfonos con tecnología NFS, y, atención señora godín, nada más y nada menos que la tanda.

Sí, como lo lees, Citibanamex explicó que el pago de la tanda funcionará como un grupo de WhatsApp en donde podrás invitar a tus contactos a unirse para que, por medio de la app, se realicen los pagos correspondientes.

Si tú o tu mamá gustan de organizar tandas, tienen la app perfecta para obligar a que les paguen, pues con Transfer el pretexto de “ando lejos, no pude pasar a pagarte” quedará en el olvido.

En 2012, Transfer ocupó el primer puesto en la lista de plataformas de pagos asociada a un teléfono móvil, lo que ha permitido más personas conozcan esta posibilidad de realizar pagos.

Transfer espera cerrar el 2017 con 6 millones de usuarios y a diferencia de las 9 millones de transacciones que se hacían en 2013, actualmente se realizan 310 millones dentro de la app.

 

Las ventajas de la nueva era Fintech

Aunque a muchos usuarios les costará renovarse, esta nueva posibilidad de pago en línea permitirá que exista una mayor inclusión financiera, pues cualquiera que tenga un teléfono podrá descargar la app y facilitar sus pagos.

Además, se intensificarán el otorgamiento de créditos, las inversiones, la cultura del ahorro y los pagos de proximidad, según grupos financieros como Inbursa, quien tiene todas sus esperanzas en este nuevo proceso de pago.

Y sí, probablemente sea un proceso lento y paulatino, pero de continuar así, a la larga podría ir desapareciendo el dinero en efectivo que representa un gran gasto para el país, pues su costo de impresión es muy alto.

El gobierno, los usuarios jóvenes y las instituciones bancarias deben ser quienes impulsen no sólo el uso de estas nuevas tecnologías para pagos en línea, sino la seguridad en los procesos, pues sólo así se logrará que se unan más usuarios y se faciliten las compras.

 

Por lo pronto, si quieres ayudar a este proceso, podrías empezar compartiendo este artículo para que tus amigas de la tanda conozcan la app de Transfer y hagan sus pagos puntuales.